5 lecciones del Máster de Cifuentes.

1. Las instituciones como escudo humano

40.000 alumnos, 1.400 profesores, 79 titulaciones, 5 Campus. Nada de esto ha impedido a la presidenta de la Comunidad de Madrid y a todo su partido utilizar la Universidad Rey Juan Carlos como escudo para salvar su cabeza. Tampoco les ha inhibido el hecho de que sea el Gobierno de la Comunidad la administración responsable de la coordinación de la política universitaria madrileña. Primero vampirizan las instituciones públicas para la extracción de rentas y favores y después se suman a los coros que las desprestigian como si fuesen una víctima de ellas. Lo hemos visto con la Universidad, con el agua del Canal, con las Cajas de Ahorros..

2. La cultura del esfuerzo bajo sospecha

La sospecha de que cuando se defienden la meritocracia, la excelencia y la cultura del esfuerzo se está jugando una partida con una baraja trucada. Una partida amañada en la que hay tres jugadores:

(1) Unas élites que consiguen títulos como quien compra unos zapatos en el Corte Inglés.

(2) Una clase media que empeña miles de horas y euros para acreditar sus conocimientos.

(3) Unos terceros, de los que casi nadie se acuerda, que por nacer en hogares en situación de pobreza se caen del sistema educativo en las etapas más tempranas.

3. La sobrevaloración del expediente académico

¿Por qué arriesgó Cifuentes su carrera política por un máster? ¿Qué conocimientos le puede aportar a quien ya está en primera línea de gestión pública un máster en derecho autonómico y local?  Seguramente el caso Cifuentes servirá para rebajar la titulitis, o sobrevaloración del expediente académico en nuestra sociedad. En la era de la revolución digital, en la que las competencias obtenidas durante la formación reglada van por detrás de las que se precisan en la vida laboral, los títulos serán una aproximación cada vez menos fiable para valorar las capacidades en multitud de desempeños.

4. El ascenso a primera división de la prensa digital

Un par de años atrás una filtración del calibre del caso Cifuentes hubiese caído en un gran diario nacional de papel. El trabajo del eldiario.es ha marcado la agenda política y mediática como nunca antes lo había conseguido la prensa digital.  Esta es una lección que no deben despreciar los medios tradicionales que han decidido abandonar los espacios críticos con el poder y de defensa del pluralismo político.

5. La prueba del algodón para Ciudadanos

Si Ciudadanos hubiese sacado un concejal más, hoy Esperanza Aguirre sería la alcaldesa de Madrid. En todas las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos cuando han tenido suficientes votos para garantizar un gobierno del PP, han votado PP. Pero en el caso de la Comunidad de Madrid estamos hablando de algo más que una división del eje ideológico en que ya Ciudadanos ha decidido situarse a la derecha. Aquí estamos ante un reto mayor para el partido naranja, porque el destino ha querido que para limpiar el buen nombre de las instituciones madrileñas, y en especial el de la universidad pública, haya alguien que ofrece toda las garantías. Una persona de trayectoria intachable que solo precisa un voto del partido de Rivera para comenzar a poner fin a tanta sensación de impunidad.

11 ideas (matizadas) del procés

Se ha dicho casi todo sobre el procés y aquí certifico mi síntesis de ideas. Ha quedado como un partido de fútbol :11 contra 11. No son “ideas fuerza”, son ideas volubles, contradictorias y casi reversibles. Las percepciones en ambos bandos reflejan, a menudo, su simetría. Detrás de cada pero hay un matiz que apunta, en ángulo recto, a la verdad.

  1. El auge del independentismo es una respuesta a una realidad local (sentencia del Estatut, mayoría absoluta de Rajoy, agotamiento del proyecto convergente), pero con ingredientes universales (crisis económica y austeridad).
  2. En la causa independentista catalana hay simbología de lucha antifascistapero el que una región rica quiera levantar una frontera se asemeja más a la “doctrina Trump” que a la lucha antifranquista.
  3. Parecer culpable no conviene en un enfrentamiento entre dos bloques, pero es peor perder la iniciativa.
  4. El nacionalismo catalán ha desconectado de España, pero parte de la izquierda española ha desconectado también del nacionalismo catalán.
  5. El Gobierno de España subestimó el poder del independentismo, pero las élites independentistas sobrestimaron su capacidad de generar complicidad internacional.
  6. En un conflicto político las soluciones se encuentran en los espacios intermedios, pero no hay espacio para la equidistancia cuando el debate gira sobre una opción que no admite gradualidad, como la integridad de un Estado.
  7. Las razones económicas han sido decisivas para el incremento del apoyo al independentismo: Espanya ens roba, pero también  la economía puede hacerle caer: las empresas se van.
  8. La Declaración de Independencia ha sido simbólica, pero ya se ha palpado la realidad de sus consecuencias.
  9. El movimiento independentista pone énfasis en su naturaleza pacifista, pero su apelación a las emociones alimenta fanatismos incontrolables.
  10. Desde Cataluña predomina un relato distorsionado de España, pero fuera de Cataluña no hay un relato sobre lo que es España.
  11. El derecho a decidir es un enunciado seductor, pero ha puesto en riesgo el derecho a convivir.