Estado de alarma. 7 lecciones

He vivido los dos estados de alarma de nuestra democracia en el Ministerio de Transportes (antes Fomento). El de los controladores y ahora éste, mucho más amplio y extenso. La Administración Pública está diseñada para funcionar en un régimen de normalidad, con previsión, procedimientos muy estandarizados y periodos amplios de consultas y verificación. En un estado de alarma todo eso desaparece. Dejo aquí 7 lecciones muy breves que considero importante aplicar en estas experiencias:

  1. Acepta que la improvisación es la norma.
  2. Busca lo imposible, pero no la perfección.
  3. Cuidado con el teléfono estropeado. Asegura la correcta transmisión de instrucciones, porque en estado de alarma no hay costumbre en la implementación de la mayoría de las medidas que se toman.
  4. Lo relevante es que las cosas se hagan, no quien las hace. 
  5. Separa lo accesorio de lo principal, pero no olvides lo accesorio.
  6. El largo plazo se mide en días, no en años.
  7. Te vas a equivocar seguro, cuando lo hagas asúmelo y no tardes en rectificar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s